domingo, 25 de abril de 2010

Ayer te vi, mi amor.

Ayer te vi, no pude dejar de mirarte, recordé nuestros hermosos momentos,
Soñé con ese tiempo, la nostalgia me inundo,
Que linda estabas, que hermosa te veías,
Quería correr a ti, abrazarte, decirte que mi corazón te anhela,
Por un momento el sol brillo dentro de mi,
Cuanto te quiero, cuanto te quise,
Solos tú y yo, juntos pero lejos,
Como decírtelo si la distancia me lo impide,
Donde no llegan las cartas, donde el internet no alcanza,
Porque estabas a mi lado, junto a mí, pero tan lejos,
Recordé al Señor, a nuestro Señor Jesús,
Que nos unió, nos bendijo con su bendición,
Él restaurara, él unirá, lo lejos se acercara, lo no dicho, se dirá,
El amor no puede callar, es como el agua en la roca,
Que se abre paso, rompiendo la roca, saliendo a la luz,
Así es mi amor por ti, que nada lo detendrá,
Sabes algo mi amor, te digo esto, ahora que no escuchas,
Ahora que estas lejos, para que cuando estés cerca sepas que lo dije,
Te amo, y nuestro amor romperá toda barrera, y se asirá del Creador, del Señor,
Y vencerá entre las tormentas, será más fuerte que el silencio,
Más elocuente que la lágrima, mi amor por ti, mi amor por ti…
Ayer te vi, mi amor, y solo soñé, con darte un beso y decirte que te amo.
Para mi amada Jenny.
Henry Padilla Londoño

2 comentarios:

  1. felicitaciones Henry, escribes muy bien, y me parece chevere que le ayas dedicado un tiempo a la persona con la que estas unido.
    Felicitaciones
    :)

    ResponderEliminar
  2. gracias mi amor, se que Dios nos tiene en su mano, hermoso poema, te amo Henry, eres el hombre que Dios me dio.<3<3<3

    ResponderEliminar