viernes, 18 de junio de 2010

La presencia de Dios.

Salmo 23
Salmo 23:2
"En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará."
 
Los Salmos son hermosos testigos proféticos, de la luz del corazón de Dios, en ellos encontramos visos de luz, directamente del corazón de Dios, que nos permiten, cuando los llevamos a nuestro corazón, crecer en nuestro conocimiento de nuestro Señor. En ellos también encontramos, profecías, palabra segura de nuestro Señor, a la cual hacemos bien en confiar y en llevar a nuestro corazón.
Muchos Salmos, han sido escritos, como una expresión de alabanza inspirada por el Espíritu Santo, porque Dios habita en la alabanza (Proverbios 22:3), en la alabanza de su pueblo.
Es importante que le demos el justo puesto a los Salmos dentro de la palabra de Dios, muchos, inclusive yo, al comenzar nuestro caminar en Cristo, creemos que los salmos eran algo así, como canciones que el pueblo le cantaba a Dios, eran como poemas bonitos, pero nada más.
Los Salmos son mucho más que eso, son la luz inspirada por el Espíritu Santo, con mensajes proféticos y profundos misterios revelados a los hombres a través de ellos, son la Palabra de Dios, expresada en hermosas piezas de oración, alabanza, adoración, clamor de ayuda, inspiradas por el Espíritu Santo, que han llegado a nosotros para llevarnos un poco más cerca de nuestro Señor.
El Salmo 23, es un favorito entre muchos de nosotros, muchos lo recitan de memoria, con gran sentimiento, viéndose reflejado en el.
Veamos por un momento el versículo dos, nos habla de pastos delicados, instantáneamente, muchos interpretamos estos delicados pastos, como lo mejor de lo que yo necesito, pero detengámonos un momento y veamos que implica este versículo.
El versículo uno dice:
1 " Salmo de David. El SEÑOR es mi pastor, Nada me faltará."
 
El Señor es mi pastor, el Señor, Dios, el Todopoderoso, es mi pastor, ósea que yo soy su oveja, esta pregunta llega entonces a nosotros: ¿Me considero yo como una oveja del Señor? ¿Sabes que implica esto? Implica que no decides tu, Él decide tu camino, tú no sabes nada, Él sabe todo lo mejor para ti, significa que estas donde Él quiere que estés, y generalmente te va a poner con su rebaño, no esperes que te haga un sitio especial solo para ti. Significa, mi hermano, que caminamos detrás de nuestro pastor, no sabemos a donde exactamente, pero confiamos en nuestro pastor, Él sabe donde el pasto es mejor. Significa que comes el pasto que Él te da, y no andas tú, buscando tu propio pasto.
Muchos problemas comienzan, cuando las ovejas se vuelven muy inteligentes, empiezan a mirar para todas partes, y empiezan a ver pastos verdes por todas partes, no solo que ellos quieren ir, donde ellos piensan que han visto un buen pasto, sino que se llevan a otros, diciéndoles, "vamos, mira, allá hay pastos verdes", ¿y entonces qué pasa?, pues que empezamos a ser nuestros propios pastores, y no escuchamos la voz de nuestro pastor, y nos extraviamos.
Ser oveja del Señor, implica ir tras él constantemente, confiar por completo en Él, como diciendo: "mi vida está en tus manos, si tú quieres que yo muera moriré, y si quieres que viva viviré", es un completo abandono a su Voluntad, no quedándonos quietos, sino siguiéndolo en el camino a donde Él vaya.
El mejor ejemplo que yo creo existe, es la expresión de Jesús en el monte de las olivas,
Lucas 22:42
"Padre, si es Tu voluntad, aparta de Mí esta copa; pero no se haga Mi voluntad, sino la Tuya."
Recordemos que en este momento de la vida de Jesús, esta afirmación implica Su propia vida, no es algo pequeño lo que Él entrega en las manos del Padre, es Su vida, pero confía por completo en el Padre, y pone Su vida en su confianza, Jesús le dice con sus palabras y con sus hechos al Padre, "Tú eres mi pastor".
Nuestras vidas, amados hermanos, deben ser una confianza completa en nuestro Señor, un abandono por completo a su cuidado, y lo repito, esto no implica el quedarme quieto y esperar que Dios haga, notemos en el ejemplo mencionado, como Jesús obra de acuerdo a Su fe y entrega Su vida por todos nosotros. La confianza en Dios, implica un caminar en Su voluntad, no podrás decir, El Señor es mi pastor, si tu no lo sigues en el camino, serás una oveja dejada atrás, que no quiso seguir al pastor.
Ya teniendo esto claro, veamos la primera parte del versículo dos:
"En lugares de delicados pastos me hará descansar"
Esta es una hermosa promesa y afirmación, inspirada por el Espíritu santo, a todos aquellos que con sus vidas y su corazón, dicen: "El Señor es mi pastor", la Palabra nos reconforta y nos dice que tendremos un descanso en donde todo lo que necesitamos estar ya suplido, hermosos pastos de Dios, que alimentan nuestras almas, y nos llenan de Su naturaleza, la Palabra de Dios. Pero estos hermosos pastos, implican también todo lo que necesitamos, para nuestro diario vivir. Y es entonces, mis hermanos, cuando hemos aprendido a decir, EL Señor es mi pastor, que encontramos descanso, paz para nuestras almas, porque nuestro pastor tiene cuidado de nosotros.
Y que es lo que trae esta completa paz, esta seguridad plena de que todo está, y estará bien, sino la presencia del pastor de pastores, la presencia de Dios en nuestras vidas, nadie puede robar esta paz, nadie la puede perturbar, ni la muerte, ni los terremotos, ni la persecución, ni el hambre, ni la cárcel, ni los maltratos, esta paz sobrepasa todo entendimiento, y está basada en que todo nuestro ser, dice con júbilo:
"El Señor es mi pastor".
Estoy hasta entrando en el tema que quiero compartir con ustedes, pero lo haré en varias partes, para que no se me aburran, Bendito es el Señor que nos llena de su divina presencia y nos inunda y fluye como río poderoso a través de nuestras vidas. Amén.
 
Henry Padilla Londoño

2 comentarios:

  1. preciosa palabra de Dios, visitando su lindo blog es una bendiciòn, saludos a su amada esposa Jenny, que Dios les siga usando para su reino celstial. Desde El Salvador mis saludos.

    ResponderEliminar
  2. lindo salmo que solo podria ser escrito por un ser temeroso de dios...

    ResponderEliminar