martes, 22 de junio de 2010

Un Salvavidas en el mar de oscuridad

Salvavidas
Tirado en el suelo, dejas caer tus lágrimas, tu dolor,
La suciedad, el descuido, hacen que todos pasen y se aparten,
Evitando tocarte, evitando mirarte,
El odio de tus ojos los asusta, tu contacto evitan,
Que ni se acerquen, ¡basura! Así piensas.

Otra hora más, otros minutos,
Todo va tan lentamente cuando tienes conciencia,
Solo esperando la muerte, la muerte, piensas, será tu fortuna.
Como dejado de Dios, como olvidado de Dios, así te sientes.

Ya no piensas en el pasado, ¡de qué sirve!
Estoy solo, y moriré solo, gritas en tu interior,
Aborreces pensar, recordar,
Eso fue otro hombre, otro y no yo, dices en tu interior.

Escúchame, esta es la voz que querías escuchar,
Te hablo en el nombre del Señor,
Porque Él me mando a hablarte,
Dios quiere ayudarte.

Él está ahí, a tu lado,
El Señor esta junto a ti, atrévete a creer,
De la oscuridad que estas te puede sacar,
Escúchame, yo estuve en la misma oscuridad.

Tienes que atreverte a creer, a venir a Él,
Pide Su ayuda, clama por Su ayuda,
Del sitio donde estas te puede sacar,
Y llevarte donde nunca jamás has soñado estar.

Él es Jesús, nuestro Salvador,
Jesús por ti murió, para que tú fueras libre,
Pero no basta con decir, tienes que atreverte a querer salir,
Salir de donde estas, y Él te ayudara.

La prisión en donde ahora estas,
Es a causa de tu pecado, y tú lo sabes,
Debes saber que Jesús ya pago por tus pecados,
El pago la deuda por ti, se libre, cree solamente.

Pero no puedes volver a tu pecado,
Déjalo atrás, SÍ, si es posible,
Solo atrévete a comenzar,
Te aseguro que Él te ayudara.

Vamos, tú eres valioso para Él,
Mira, mando a su Hijo por ti,
Envió Su Santo Espíritu para ayudarte,
Me mando escribir esto para ti,
Y está ahí a tu lado,
Esperando solamente que te atrevas a creer.

Vamos, ya muchos lo hemos logrado,
Tú también, eres especial,
No te dejes engañar,
Levántate y sigue a Jesús.

Amen.

Henry Padilla Londoño

2 comentarios:

  1. Amén. Gracias al Señor por su vida y su trabajo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. La Gloria es del Señor, gracias por su comentario.

    ResponderEliminar