viernes, 27 de agosto de 2010

Ya el cielo te llamo

linnfenerstrom
Ya el cielo te llamo, para
Linn Fenerstrom


Mi alma esta triste hasta la muerte,
Mis ojos son ríos de agua que corre fuertemente,
No hallo consuelo,
Mi hermana, mi amiga, se ha ido.

Fuiste ejemplo de pureza y amor,
De ayuda, y de compasión.
Recuerdo como compartiste con nuestra hija,
Tu hermoso libro de libertad.

Gracias, Linn, gracias por ser como eres,
Y un día nos volveremos a ver,
Junto al autor de la vida,
Junto a nuestro Señor.

Vuela, paloma del cielo,
Vuela a tu creador, vuela, que él te llamo,
Y disfruta el cielo, alumbra el cielo,
Con esa luz de Cristo, que inundo tu vida.

Dejaste una huella, una huella en nuestro corazón,
Una huella de amor, de compasión,
De amistad y de verdad.
Vuela hermosa hermana en Cristo,
Ya el cielo te llamo.

Henry Padilla Londoño
Jenny Lara Padilla

2 comentarios:

  1. Hermosa y triste despedida a una hermana en Cristo. Para ella ya todo está en paz, para ella todo es seguridad, en cambio para los que aún quedamos en la tierra, aun hay peligro, pues el diablo anda alrededor como león rugiente buscando a quien devorar. Debemos tomarnos de la manos de Jesús fuertemente, y no abandonar la comunión con él. Henry yo soy amiga de tu esposa Jenny, siempre nos comentamos mutuamente nuestros blogs, y ella ha tenido la gentileza de darme el enlace del blog tuyo. Lo cual yo agradezco enormemente. Recibe mi cordial saludo. Ingrid Zetterberg de Lima Perú.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ingrid por el comentario. Jenny me ha hablado muy bien de usted, y de la belleza de sus poesías. Ante todo el poder llamarnos hermanos en Cristo, que nos une en uno solo, doy gracias a Dios por esto. Linn, la persona a quien escribí esta poesía, es una hermosa hermana, que ahora vive con el Señor, seguramente la poesía del cielo supera en muchos aspectos a al de esta vida, pero tenemos los visos del cielo en Cristo.

    ResponderEliminar